Ir al contenido principal

Un grito pintado en la pared

Me gusta Bogotá cuando muestra que es una ciudad viva, que se reescribe a diario con la participación de todos. Por eso celebré cuando el viernes, al pasar por la 30 (Avenida NQS) al norte de la 72, me encontré un grupo de muchachos dándole vida a unas paredes vacías de las que quedaron después de que pasaron las aplanadoras del transmilenio.

Así estaba el muro la semana pasada pero a alguien se le ocurrió que se le podía dar vida y que existe un grupo de gente, joven en su mayoría, que se encarga de darles color a estas estructuras apagadas. Ese alguien fue la gente del combo de la revista digital Mefistófeles con el apoyo del programa Jóvenes sin indiferencia de la Alcaldía de Bogotá, en el marco del Festival Distrital de la Juventud. Muchas veces con el riesgo de enfrentarse a la policía y al disgusto de muchos ciudadanos que ven el fenómeno del graffitti como vandalismo y nunca se acercan a considerarlo una expresión artística.

El viernes iba para una entrevista de trabajo y no podía detenerme a curiosear con los artistas que allí había pero decidímos ir el sábado temprano con Clauz, mi esposa, a ver si todavía había grafitteros trabajando en el tema y me encontré con varios que me explicaron lo del concurso (gracias Óscar, Alex, Sergio y John Andrés). Según nos contó Oscar, uno de los organizadores y parte del combo de Mefisto, se les ocurrió que podían hacer un concurso aprovechando esas paredes mochas que están desperdigadas por la ciudad y que son consecuencia de obras como las del Tranmilenio. Y la locura les dio para pasar la propuesta a la alcaldía, al progrma de Jovenes sin indiferencia y allá otros locos les cogieron la caña aunque les dieron un tiempo de convocatoria de menos de una semana. Así que montaron el sitio Web y convocaron a los conocidos por teléfono y correo electrónico para que se preinscribieran y mandaran sus bocetos. De esos pre inscritos escogieron los que el jueves se distribuirían espacios de 5 metros de ancho y lo que les diera la altura a lo largo de la 30 al norte de la 72.

Los que lograron enterarse y tenían disponibilidad de tiempo estuvieron en la mañana del jueves en la entrega de las latas de pintura y los aerosoles con los que apoyó la Alcaldía y en la distribución de los muros. Los que llegaron después tuvieron que escoger los sobrantes que tenían imperfecciones como columnas o vigas y adapatar su diseño a la realidad de la superficie. Otros que se enteraron tarde o vieron a la gente pintar la pared cuando, como yo, pasaban por la 30, se acercaron a preguntar si todavía se podían inscribir. Hasta ayer Domingo por la tarde había gente pintando, alguno hasta ahora empezando. No se si estaban fuera de concurso o eran parte de los invitados que no participaban en él. O fueron de los que se enteraron tarde.

El concurso se dividía en dos categorías: Graffitti e Intervención. Según entendí, grosso modo, la diferencia es que el graffitti es a punta de aerosol aunque no sea necesariamente el dibujo de letras. Los demás, stenciles, vinilo, pincel, etc. son la intervención. Algo más de detalle en el sitio del concurso. Tengan en cuenta que este sitio web, al ser de Geocities, tiene un límite en el ancho de banda por un determinado tiempo entonces pueden encontrarse que temporalmente ese cupo se rebosó y deben esperar e intentar más tarde.

Se podía participar en cuatro temas: Conflicto y reconciliación, resistencia cultural urbana, medios de comunicación, y lo público y los jóvenes. De la misma forma, más información en el sitio del concurso.

Acepto que muchas veces no me gusta el trabajo que hacen estos artistas y que reconocerlos hace parte de un esfuerzo por no esperar que las cosas estén siempre en el orden correcto y que hace falta cierto grado de revolución. Pero es innegable que siempre me he sentido orgulloso de mi ciudad cuando se permite espresiones tan disímiles como el Rock y la ópera al parque, los festivales de poesía (aunque nada como el de Medellín) y tantas cosas más. Por eso me alegró que se permitiera la expresión a los jóvenes que lo pudieron hacer, de todos los estratos, unos que trabajan, otros que estudian dos carreras, unos con ropa de marca, otros muy juiciosos con bata blanca y otros con la ropa que debían llevar para ir a sus humildes trabajos en la tarde. A todos ellos les agradezco que cada día me refuercen la esperanza porque podemos llegar a una convivencia bien chévere en mi ciudad y mi país. Tenemos mucho para aprender aún.

Entradas relacionadas escritas en este mismo blog:
Los nuevos graffitti
Banksy

Todas las imágenes amplían al pulsar sobre ellas. Pueden ver más fotos en el sitio del concurso o las tomadas por Clauz y por mí en mi cuenta de Flickr (aunque aquí las puse casi todas). El texto en inglés en el cuadro negro a la derecha es de banksy.co.uk/. Si algún conocedor del tema desea agregar algo o corregir a este ignorante por favor hágalo en los comentarios o en la cajita de mensajes a la derecha.


Comentarios

La vida de la ciudad está en su gente. He conocido ciudades grices, completamente tristes, secas...
También he tenido la suerte al encontrarme con ciudades vigorosas, llenas de un añejo encanto, silentes, ruidosas, sutiles...

Las ciudades son la gente.

Todo lo mejor para ti.

PS: En cuanto la encuentre..., juro enviártela.
Por fin nos empezamos a dar cuenta de que el grafitti es arte callejero y no un delito. Una forma más de expresión que tal vez acabe con el dicho que dice que "la pared y la muralla son el papel del canalla"
El Mazo dijo…
Qué buena historia Mauricio, ¿quién dijo que los museos no se pueden tener al aire libre?. Gracias por las fotos.
Asmodeo dijo…
Que lindio es ver como las paredes de nuestra ciudad se estan llenando de Arte, vida y color!!!
Álvaro dijo…
Magnífico cubrimiento de esta historia no solo en lo textual sino en las fotografías.
Cosas como éstas dan esperanza y muestran que las ciudades también pueden alojar la expresión artistica de los jóvenes. Se trata de crear espacios para que lo puedan hacer aportando en lugar de fastidiando a vecinos que no quieren sus paredes pintadas.
Hurra por este concurso y por tu crónica!
Gracias todos por sus visitas. Pienso como ustedes que hay motivos de regocijo entre los de desencanto que abundan en las noticias.
AGUSTINA BONITA dijo…
que buena forma de expresion...ademas Bogotà se embellece con la creativad de los que la aman...ME ENCANTA
Este tipo de expresión en Bogotá y más en estos tiempos, siempre me llenan de esperanza independientemente que técnica usen, la mayoría llegan a mí de forma contundente. Gracias por la crónica.

Saludos
GUAGUAU dijo…
QUE BIEN QUE BACANOS QUE ARTE TAN ESPECTACULAR.......
ABRAZO VIRTUAL
Elízabeth dijo…
Como Caraqueña, te puedo decir, que lo que más me impresiona es la limpieza que se vé en la primera foto.

Me dá muchísima envidia -de la sana- al ver a Bogotá.

Por otro lado, es una iniciativa super inteligente lo de los graffitis. Esos muchachos necesitan expresarse de alguna forma y siempre hay sitios que se verían beneficiados con su arte, sin perjudicar la propiedad privada.-- Liz
rafico dijo…
Cordial saludo
También soy Bogotano, y paso por la ciudad cada fin de semana....

Cuando uno se sorprende de su propia ciudad quiere decir que están pasando cosas... y para bien.

Para mi algunos grafitos han quedado en mi inconsciente:
1. Gamín desmueletado, el que está al frente de la Biblioteca Nacional.
2. La pintura en el salón comunal de la candelaria, saliendo de la calle del embudo
3. El CHE pintado en piso de la U. Nacional.
....

Hasta pronto.
Caty dijo…
me encanta! ve a ver mi post sobre los artistas de mi ciudad. saludos! recien descubro tu blog, lo leere con calma