Ir al contenido principal

Entradas

Lo que me dice una foto

 Tomé esta foto ayer 19 de julio en la plaza de Bolívar, en Bogotá. Y Son muchas cosas que me hacen pensar. El libertador (y la libertad) amortajados.  Sin movimiento. Lo amortajó el Estado dizque por protección. La mortaja es blanca, como el color que usan los que defienden a las fuerzas armadas y al establecimiento, como las camionetas desde donde disparan a la gente que protesta. Blancos para diferenciarse del pueblo El congreso con un velo de negro El congreso distanciado de la gente, separado por ese velo negro. Allá solo puede entrar quien le caiga bien a la policía. O aquellos ante los que la policía se ha arrodillado Las barandas que segregan La bandera sin vida La lluvia y la penumbra

Los libros: Personas, animales y cosas - Estelas en la mar

Contaba que eran cuatro libros y que otros dos ya estaban en producción. Pues hace varias semanas los tengo en mis manos. El cuarto está diseñado, algún día lo terminaré. Del primero, finalmente, hice 13 ejemplares más. Dos todavía los tengo porque tienen una producción algo más pulida y colores más reales (y al ser más caros no los puedo vender a lo que vendí los otros). Entonces, hay 12 libros más andando por ahí. El original que hoy lo tiene mi hermana y los otros 11 que han llegado hasta Finlandia y, pronto, hasta Seattle.  De los otros dos les dejo un video. De esos hay dos de cada uno. Los originales hoy están en manos de mis suegros, un ejemplar de cada libro. Los otros dos están en mis manos y empiezo a sentir que empiezan a germinar como una semilla. Como el primer libro, estos dos son parte de mi memoria en papel.  El otro día sentía, y escribía eso en twitter, que en la sección Personas del segundo, se establecían diálogos entre los personajes y que era algo más allá del di

El libro. Mi memoria en mis manos

 A finales de 2019 empezaron a rondar unas ideas en mi cabeza que después de varias transformaciones terminaron en mi libro impreso. Y escribí sobre eso en este blog . Pues ya puedo contar que el primer libro ha quedado listo. El impulso final lo dieron las noticias del paro nacional de mayo de 2021. La situación, combinada con el tercer pico de la pandemia en Bogotá, hicieron que necesitara algo que me subiera el ánimo y de lo primero que se me ocurrió fue terminar ese proyecto editorial.  La historia que cuenta el video es más o menos lo que escribí en esa entrada de este blog pero ahora con el libro en mis manos, mostrándolo al público. Pronto estarán listos el segundo y el tercer libro. Por ahora el video del primero.  

¿Me enseñas?

Hace un tiempo, ella me dijo que le gustaría que le enseñara a tomar fotos bonitas como las mías... Antes que nada, me alegra que piense que mis fotos son bonitas. Y creo que ella ya tiene el ojo entrenado para ver lo que sería una buena fotografía, no habrá mucho que enseñarle. Pero pensando en eso me puse a hacer una pequeña lista de lo que me ayuda a hacer fotos que me gusten. Sigue una lista en continuo desarrollo. 1. Es cuestión de probabilidad. Haciendo muchas fotos es más probable que haya fotos memorables. 2. Eso de las muchas fotos se logra fotografiando con frecuencia y abundancia. Si se hace con método, la siguiente vez que salga a fotografiar trataré de mejorar los defectos de las anteriores o a ensayar nuevas ideas. 3 Es decir, hacer fotografías con método e intención. 4. Hacer fotografías con intención hace que decida los parámetros de la cámara que quiero controlar y variar. Hacerlo repetidamente permite que conozca de lo que es capaz mi cámara y de qué no y

Verde, de Federico Ríos Escobar. Una mirada al conflicto, la selva y los humanos

  Austero. Apropiándome de una palabra que usa Alejandro Gaviria en el prólogo para describir las largas guerras, austeras, quiero así resumir mi precepción del libro Verde del fotógrafo Colombiano Federico Ríos Escobar. Y no es por falta de imágenes o historias porque ellas abundan. Es por el libro en sí, por su concepción y su producción. Por el trabajo de impresión y finalización que nos mostraron Federico y Santiago Escobar Jaramillo (Raya Editorial) en sus redes sociales. Fue en trabajo manual, sin despliegues tecnológicos, sin talleres gigantes. Mi percepción es que se decidieron por una empresa pequeña, con máquinas poco tecnificadas, con uso intensivo de mano de obra. Pienso que la austeridad que transmite el libro al tenerlo en las manos es parte de un mensaje muy a propósito. Para ir a la selva a fotografiar y también para vivir y combatir no debe llevarse sino lo que es necesario. Sin lujos, sin excesos. Los equipos de campaña de fotógrafo y combatiente son muchos kilos para

El libro

Cuando empezaron los confinamientos en marzo de 2020 algunos pensamos que podíamos aprovechar para adelantar o terminar esos proyectos que estaban retrasados o abandonados. El mío fue terminar el libro de fotografía que había empezado en 2019. Es abril de 2021 y no lo he terminado. En realidad ya son 4 libros que están en proyecto. Y, por fortuna, no los he terminado porque de revisión en revisión los sigo encontrando defectos, a veces mínimos y que son solo mejoras insulsas de diseño, a veces errores garrafales de mecanografía o de redacción. En twitter, uno de los archivos de mi vida (el otro son mis fotos), encuentro la primera mención a "el libro" en diciembre de 2019 cuando me quejaba que en vez de ir reduciendo el número de fotos opcionadas para el libro, iba aumentando. Podemos decir entonces que desde ese momento estoy trabajando en este proyecto editorial, que desde ahí ya veía que eran tantas las fotos que iba a ser más de un libro y que el tiraje esperado era un ej

El amor es ciego - Boris Vian

En cooperación con el podcast de lecturas en voz alta Lecturas de tabaquería , es decir conmigo mismo, quise regrabar esta historia que he tenido presente desde el comienzo del confinamiento pero que no cabe en esta temporada del podcast por estar dedicado a mujeres. Hay otros dos cuentos también escritos por hombres que he recordado durante la pandemia y tal vez los grabe y los suba acá también Acá les dejo la lectura en voz alta de El amor es ciego, del francés Boris Vian