Ir al contenido principal

Por si las dudas

Catalina y Catalina eran hermanas. Gemelas, para más señas. Murieron como nacieron: al mismo tiempo, setenta y seis años después de ser traídas al mundo. Así lo habían planeado en muchas conversaciones.

Sus nombres completos eran Maria Catalina y Ana Catalina Herazo. Cuentan sus familiares que, es evidente, fueron muy unidas. Desarrollaron hipertensión a la misma edad y esta enfermedad decidió llevárselas al tiempo. Vivían en poblaciones diferentes aunque cercanas y siempre mantuvieron contacto. Fueron llevadas a sendos hospitales y cuando llamaron de uno al otro a avisar la muerte de la primera descubrieron que la otra había seguido su camino. Era el 28 de febrero, siete y media de la noche. Hubo que marcar los ataúdes en el momento de la velación para no confundirlas y fueron sepultadas juntas. Unidas más allá de la muerte.

Ocurrió en la costa colombiana, la atlántica. Allá donde dicen que existió o existe una ciudad llamada Macondo. ¿Alguien aún lo duda?

La nota de El Heraldo de Barranquilla

Comentarios

Qué buena entrada. Sin manteca ni añadidos. Carne pulpa y de la buena.
Un saludo