Ir al contenido principal

Harry VI

Ayer se lanzó el sexto capítulo de la historia de Harry Potter en español, por toda latinoamérica y España. No voy a discutir la calidad del escrito porque no tiene sentido hacerlo. Me asombra la fidelidad de sus lectores, entre quienes me encuentro, la parafernalia que se monta con cada lanzamiento sea de una película o un libro, y cómo esta escritora logró lo que muchos otros no pudieron: poner a leer por gusto un libro de 500 páginas o más a niños y adolescentes. Los adultos que lo leemos con fruición estamos más acostumbrados a libros largos aunque seguramente haya algunos que no son lectores muy frecuentes pero andan detrás de las últimas noticias de la escuela Hogwarts de magia y hechicería.


Tengo la fortuna de haber leído este capítulo cuando fue lanzado en su idioma original. Parte de mi actual conocimiento del inglés ha sido producido por forzarme a leer algunos autores en su idioma original, cuando puedo. No pasé de la segunda página en libros como ‘The Jungle Book’ (El Libro de la Selva) del Nobel Kipling o ‘Silmarion’ de Tolkien. Pero he disfrutado de estos libros de Potter, alguno de Conan Doyle y muchos cuentos de Ray Bradbury en un inglés manejable para mí.

Empecé a leer a Harry Potter por su tercer libro después de encontrar un comentario sobre su éxito en un suplemento literario de un periódico de Medellín, cuando acababa de ser lanzado en su edición inglesa. Le pedí entonces a mis amigos en Estados Unidos que lo consiguieran para mi y me lo trajeran cuando alguno viniera. Muchos piensan que es el mejor de todos los libros de la saga así que tuve suerte de empezar por él. Me atrapó desde el comienzo como lo hizo Salgari con su Corsario Negro hace casi tres décadas y se convirtió en una obligación leer los dos anteriores. A partir de ahí he estado pendiente de los siguientes lanzamientos y con este último la incertidumbre creció porque pasaron cosas tan sorprendentes que el final esperado en el próximo libro puede ser incluso la muerte de todos los que aún viven.

No se si sea bueno para mi soñada carrera de escritos el favorecer las novelas de aventuras, de calidad discutible, en vez de preferir clásicos. Seguramente me estoy perdiendo mucho pero también leo, a veces, esas obras maestras. Mientras tanto retomaré un libro de Bradbury en español que anda por ahí sin terminar y les estaré contando.

Mientras tanto y para terminar les recomiendo la película Pride and Prejudice (Orgullo y Prejuicio). Me gustó.

Comentarios

LuisCarlos dijo…
Acabo de comprar el libro. Sigo fiel a la serie porque el primero lo leí cuando tenía 14 años... y nada, hoy lo compré, ya llevo 50 páginas. En un rato me desconecto y me lo termino. (el 4 y 5 los acabé en dos días...)

Tienes razón, algo así no se le puede hacer "crítica literaria" seriamente. Somos unos enganchados y listo.
(y sí, justo con este también me lo mandaron hace meses en inglés... y no pasé de la mitad, falta de tiempo)
Gracias Luis carlos. Buena suerte con este sexto título y a armarnos de paciencia a ver cuándo aparece el séptimo