Ir al contenido principal

Apadrinando palabras

El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre,
y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.

Gabriel García-Márquez (Cien años de soledad)

Ahora que saco tiempo para escribir, los demás blogueros sacan tiempo para viajar. Bueno, si uno escribiera solo para que lo leyeran, ésta sería la peor estrategia.

Resulta que la escuela de escritores ha lanzado una convocatoria para abrazar viejas palabras que hoy están cayendo en desuso, sea porque sus conceptos se han perdido, porque han sido desplazadas por extranjerismos o por otras varias razones:

Todos, quien más, quien menos, tenemos alguna palabra asociada al corazón, adscrita a la memoria, eco de nuestra infancia. Chiquilicuatre, locatigüisquis, pintiparado. Una palabra que hace años que no oyes y sin embargo te pertenece. Saltimbanqui, querubín, cáspita. Una palabra que, desde luego, no consentirías que nadie te arrebatase. Abarloar, organdí, zarzaparrilla. Una palabra, al fin, que te gustaría que siguiera viva cuando ya no estés.

Queremos que nos ayudes a salvar el mayor número posible de esas palabras amenazadas por la pobreza léxica, barridas por el lenguaje políticamente correcto, sustituidas por una tecnocracia lingüística que convierte en "técnicos de superficie" a los barrenderos de toda la vida o perseguidas por extranjerismos furtivos que nos fuerzan a hacer 'outsourcing' de recursos en lugar de subcontratar gente.

Como siempre, cuando lo ponen a uno a pensar aparece el bloqueo. Pero mi esposa me regaló una para la lista: Lunfardo

¿Cuál es la tuya? Escríbela en los comentarios. Si te da miedo ingresar tu clave de gmail por aquello de los malandros que roban claves, deja tu comentario anónimo y firma con tu nombre.

Apadrinando palabras: todos los datos aquí

Comentarios

Anita dijo…
Mauricio, hola!!

Por ahora no recuerdo ninguna palabra y estoy segura de tenerla, pero mi memoria me juega una mala pasada.
Esto no me impide saludarte y decirte que estoy muy contenta de haber vuelto por aquí.

Un gran abrazo.

Anita.
medea dijo…
almena.
(Del art. ár. al- y el lat. minae, almenas).

1. f. Cada uno de los prismas que coronan los muros de las antiguas fortalezas para resguardarse en ellas los defensores.

Ya no hay castillos, ya nadie construye almenas.. pero que bonita que suena esa palabra!

Yo creo que podría enamorarme de alguien que usara esta palabra.
Medea. muy hermosa la palabra. Es de esas heredadas de los árabes que tanto me gustan. Además tiene todo un cargamento de mensajes implícitos.
Es cierto ya nadie usa las almenas ni la palabra que las nombra. Tiene embrujo la palabra.