Ir al contenido principal

Sitios inconvenientes para enfrentar un temblor

Con todo el respeto a la tragedia de los amigos peruanos y las víctimas de cualquier otro terremoto que haya ocurrido, ayer andaba pensando en sitios o situaciones en las cuales puede ser inconveniente estar cuando se presente un temblor fuerte (suponiendo que al final nada se derrumba y no pasa del tremendo susto):

1. Un hombre orinando: ¿acabar la operación, suspender o terminar emparamado?

2. Un piloto en el justo momento de aterrizar su avión: la pista se bambolea y ya no hay tiempo de poner potencia a los motores. Tal vez algunos pilotos logren causar este tipo de pánico sin necesidad de que haya temblor.

3. Un sitio que produzca claustrofobia: Una cámara de bronceo, una hipobárica o un aparato de Resonancia Mágnética. Peor que estar un ascensor, creo yo, porque es como estar listo en el ataúd.

4. La peluquería o la afeitada: quedar a mitad de la operación y no poder concluirla porque se cortó la luz: queda medio bigote pendiente o la mitad del pelo 10 cms más larga que la otra.

5. Estar colgado de un edificio alto lavando vidrios o estar haciendo rappel en una pared bastante alta que no permita bajar de carrera.

¿Tiene algún recuerdo inolvidable de un temblor? De este estilo, sin heridos, muertos u otras tristezas... Mi mamá tiene uno en un cine, por ejemplo.

Comentarios

gerente dijo…
si, en ecuador en los 90, en el momento de estar evacuando el edificio bajando por las escaleras, en medio del fuertisimo temblor, alguien entró en pánico y en su desespero me empujo y en la caída me fracturé, lo maluco del asunto fue que se fue la luz y nadie me ayudó a salir, entonces me "chupé" varios pisotones, a oscuras y varias replicas en ese piso alto, finalmente después de una hora más o menos logré bajar unos pisos y me encontré con los bomberos que venían subiendo...
de eso, el recuerdo que más me asusta es el ruido de la tierra, es un rugido que da mucho, mucho miedo.
Patton dijo…
Mi única anécdota de temblor es en la bici. Iba para clase en la universidad y de pronto ví que la gente salía a la calle y miraba para arriba. Mucha gente. Me acuerdo perfectamente que fue en la esquina de la 65 con 11. No entendía lo que pasaba hasta que llegué a la Universidad y me preguntaron ¿si sintió el temblor?
Los demás me cogieron en casa. El de Armenia no fue divertido, eso de ver la casa bailando la conga y uno haciendo fuerza para "resiste, aguanta, no te caigas" ... no es divertido.

El de Perú lo sentí ... en mi casa hay una lámpara colgante grande que actúa de sismográfo y "marcó" bastante.

Sitio inadecuado: En la calle. Yo no sé por qué la gente sale a la calle, si precisamente cuando el terremoto es de verdad se desprenden fachadas, cornisas, postes (que le caen a la gente que salió)... y lo último que se cae son los edificios. El lugar más seguro es un edificio, al lado de una columna interna o un muro estructural. Eso sí: lejos de las ventanas. di tú los pasillos cercanos a los ascensores son lo mejor porque es la parte más reforzada y central de la construcción, en caso pues de que sea un terremoto el madre que logre tumbar el edificio tendrá más posibilidades de sobrevivir.
Mr Gerente: Usted si tiene cuentos qué contar. ¿Era en Ecuador lo del hotel y el espanto?

Señor Don Paton. Estamos de acuerdo salir después del terremoto es peligros porque no se diga de los vidrios que se desprenden desde las alturas. En mi apartamento no tengo nada que me avise como una lámpara. Solo se mueven las puertas...
Marcela dijo…
el de armenia, estaba en Manizales y s e sintió bastante fuerte, no me paso a mi pero un señor del edificio de laboratorios del 6 piso se iba a tirar del balcón, mi papa le grito que nos e tirara corrió hasta el 3 y de ahí se tiro... fuerte eso, después la replica como alas 4 de la tarde, estaba en una tienda de zapatos de esos que ponen en clavitos por la pared, me cayeron todos encima, y me asuste muchísimo, aunque no paso nada grave
Hola!
Esta es mi primera visita a tu blog.
Me ha gustado mucho!