Ir al contenido principal

Impunidad Nuclear

Ciudad de Goiania, Brasil, septiembre de 1987: dos juntapapeles encuentran un tubo de metal tirado en un terreno baldío, lo rompen a martillazos, descubren una piedra de luz que azulea el aire y da fulgor a todo lo que toca.
Los juntapapeles parten esa piedra o bicho de luz y regalan los pedacitos a sus vecinos. Quien se frota la piel brilla en la noche. Todo el barrio es una lámpara. El pobrerío, súbitamente rico de luz, está en fiesta.
Al día siguiente, los juntapapeles vomitan. Han comido mango con coco: ha de ser por eso. Pero todo el barrio vomita, y todos se hinchan, y un fuego de adentro les quema el cuerpo. La luz devora y mutila y mata; y se disemina llevada por el viento y la lluvia y las moscas y los pájaros.
Fue la mayor catástrofe nuclear de la historia, después de Cher­nobyl. Muchos murieron, quién sabe cuántos; muchos más que­daron por siempre jodidos. En aquel barrio de los suburbios de Goiania nadie sabía qué significa la palabra radioactividad y nadie había oído jamás hablar del cesio-137.
Ninguno de los responsables fue preso. La clínica que dejó ti­rado el tubo de cesio sigue funcionando normalmente. América latina es tierra de impunidades.
Es Eduardo Galeano quien nos cuenta esta historia verídica. Ocurrió aquí no más, en Brasil, en la ciudad de Goiania.
Rubén Blades la narra en su canción "El Cilindro". Esta canción fue publicada en el álbum 'Amor y Control' de 1992. Años después, cuando encontré la historia de Galeano, supe que lo que contaba Blades había sido verdad. Hace poco, oyendo de nuevo la canción, recordé la historia y quise publicarla. La canción a continuación y la letra aquí.

Escuche la canción (4 minutos 30 segundos).

A propósito del Palacio de Justicia, Jorge 40, Ley de Justicia y Paz y otras impunidades.

Comentarios

lo tremendo es que la historia es bellísima, ¿se imagina? que dos tipos encuentren una piedra de luz y la compartan con sus vecinos, que el barrio entero se unte de luz... qué final de mierda para algo que en realidad es un cuento maravilloso.
Padawan, por eso me fascina Galeano, porque es capaz de sacar bellas historias de estas realidades asquerosas. Y las hace cortas, fáciles de leer y contundentes (el K.O. del que hablaba Cortázar).

En realidad tenía todo para ser un cuento maravilloso, completamente de acuerdo.
catalba dijo…
Que historia tan triste y tan bonita a la vez. Me encantó este post.
GUAGUAU dijo…
GUAU........
Que buena historia, o que mala historia que no se desea contar....
ABRAZO VIRTUAL
Saudade dijo…
Si es contado por Galeano hay que tomarlo con un grano de sal como dirian los gringos...
Hola Saudade, no conozco la expresión que usas. También lo cuentan varios sitios de internet por si te queda alguna duda por la fuente. Gracias por pasar y enseñarnos cosas nuevas
noemi dijo…
Por eso no hay que confundirse: no todo lo que relumbra es oro.


beso
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
"La vida del Pobre no Vale NA"
muy triste, la mayoría de la gente o de los que hoy son ricos lo son "gracias a un o a varios pobres" esa explotación que se decía acabo en la época de Bolívar, al liberarnos, en gran parte de América la tina aun sigue viva y activa, decía Chavez que iba a acabar con la pobreza y ahora nos ha dejado mas pobres que nunca y dependiente cada vez mas de su Gobierno, gente sin escrúpulos que han dejado a nuestra Venezuela (Rica) en la miseria, donde para comprar un mercado basico, se ha vuelto casi imposible, para comprar un TV, debes ahorrar un año completo, y no te alcanza, porque para comer, necesitas mas de lo que te ganas a diario, eso es lo que vivimos.
Que Grande siempre Ruben...