Ir al contenido principal

Catedral de Sal

Dicen que a una ciudad la conocen más los turistas que sus ciudadanos. A veces esta sentencia se extiende a un país entero. Zipaquirá, es una ciudad pequeña situada cerca de Bogotá, famosa por su catedral construida en el interior de una mina de sal. Pues después de todos mis años por fin fui a conocerla.

La Catedral de hoy está en los socavones de una de las minas de sal del país, conocida desde la época de los indígenas. Está ubicada como a 180 metros de la superficie de la tierra y adentro se pierde la sensación de tiempo exterior. El clima es del interior de las cavernas, la luz es totalmente artificial y pueden pasar las horas sin uno darse cuenta porque no se sabe si arriba hay sol o llueve.

A veces hay que esperar que vengan visitantes del extranjero para que me decida a ir a conocer lugares famosos de mis ciudad o sus alrededores. Aunque no siempre sucede, como se vio en el paseo que la semana anterior hice al parque natural de Chingaza. El de esta vez fue gracias a que llegaron de Costa Rica unas amigas de Clauz y las llevamos a conocer la Catedral. Allí nos enteramos de su historia y nos asombramos de la espectacularidad de la construccción. A veces se olvida que es un templo, que es terreno sagrado, porque uno anda embobado del buen gusto de su construcción y con las historias que cuentan los guías. Yo que soy como bobo tomando fotos y a veces parezco uno de esos turistas japoneses que andan fotografiando cualquier cosa que se les pasa por en frente, me vi limitado por la prohibición de usar trípode para tomoar las imágenes. Y en esa penumbra hay que tener muy buen pulso, lograr un apoyo increible contra algún mueble o pared o usar el trípode que eviite que las imágenes salgan movidas.

No estoy para contarles la historia de la catedral. Les dejo unos vínculos donde pueden enterarse y encontrar fotografías. Quiero compartir mis imágenes aunque en los vínculos mencionados encuentran unas de mejor calidad.

Sitio Oficial

La catedral en Wikipedia

---
las imágenes amplían al pulsar sobre ellas con el ratón



En el camino que conduce a la catedral que es el último sector de todo el recorrido se encuentra este monumento como homenaje a los mineros. En esta instalación se combinan los cascos de protección con elementos vegetales y minerales junto con el poema creado por un poeta de la zona.


La cruz, por su diseño e iluminación, parece flotar pero a medida que uno se acerca se va descubriendo el truco. Está en la nave central de la catedral.


Los mineros son muy devotos de la virgen de Guasá o virgen de los mineros. Como la salina actualmente se encuentra en producción aunque en un sector diferente al del acceso turístico es común que se encuentren pequeños altares en los socavones. Este es uno que se halla en una capilla anexa a la catedral.

Comentarios

UnoMas dijo…
A mi también me ha pasado lo mismo, conocí el museo del oro porque vino una amiga francesa y el nacional por un amigo italiano, es triste porque uno se pierde de muchas cosas. La Catedral de Sal es muy linda me gustó bastante, además uno puede armarse muchos videos en ese sitio.
noemi dijo…
Espero conocer esos espacios algún día...

un abrazo.