Ir al contenido principal

Los años incompletos

¡Nada qué hacer! el año acabó el 1 de diciembre. Ya empiezan a surgir en las páginas de papel y electrónicas los resúmenes de lo que pasó y dejó de suceder en 2005. Y el año próximo no empieza sino hasta el 15 de enero o después. Entonces a cada año le están quitando al menos 45 días.

Una triste evidencia de lo apresuradas que son las escogencias de noticia del año y personaje del año nos la dio el tsunami del año anterior (26 de diciembre). Cuando todo el mundo daba por concluido el año útil, por llamarlo de alguna manera, la naturaleza nos recordó que ella trabaja las 24 horas los 365 días para brindarnos noticias. Y los delincuentes ni se diga. ¿cuántas evasiones de cárceles y asaltos millonarios y espectaculares se llevan a cabo en la noche vieja? Que nos lo recuerde Antonio Navarro con el asalto del M-19 al cantón norte donde se robaron 5000 armas hace tantos años atrás.

Aunque si les dijéramos que el año ya acabó a los empleados de los almacenes que esta temporada de diciembre hacen su agosto nos lapidarían inmisericordemente. Al fin y al cabo el año para ellos termina en el último minuto del 24 (para algunos) y del 31 para los demás. Porque hasta el último minuto están laborando para que en nuestra habitual costumbre de dejar para el final las compras, haciendo el esfuerzo de ser los más atentos posibles a pesar de su evidente agotamiento.

Pero los medios de comunicación incluido éste damos por terminado el año. Así que los invito a la reflexión sobre lo mejor y lo peor de sus vecinos (es más emocionante reconocer lo malo de los demás y lo bueno de lo propio) aunque algunas mamás se empeñen en ver las virtudes del hijo de la vecina y solamente los defectos de los propios. De todas formas cualquier cosa es momento para celebrar y dado que a 2005 sólo le quedan días de trámite antes año nuevo (en esos días tristemente se incluye la navidad) entonces vamos a disfrutarlos como se debe. Alegría por las cosas buenas que pasaron y también por las que no lo fueron tanto y nos enseñaron más que las primeras. A lo mejor en lo que queda de diciembre hago un recuento de lo mejor y lo peor de mi año pero por lo pronto en la sección "mis ruidos favoritos" encotrará algo de lo que puede ser lo mejor de este año. Mientras tanto llegan de carreras a mi mente Clauz, los viajes, los talleres, este blog como algunas de las cosas destacables.... habrá más. La ventaja es que puedo añadir fácilmente a la lista de lo mejor cosas fabulosas que pasen en estos días que faltan.

¡Felicidades!

Comentarios

Clauz dijo…
Miau, yo también te tengo como el primero en lo mejor de 2005.

Miau, miau